Estrategias de ventas y mercadeo son producto de una mente racional, sin embargo la oración como factor espiritual, contribuye y mucho a lograr su cometido.

 

No soy el mayor creyente en el poder de la oración. Fuí educado por los Jesuitas y mi arraigo religioso se orienta a utilizar el talento dado por el creador y, ponerlo al servicio de los demás. Estrategias de ventas y mercadeo son mi “credo” intelectual. 

En este caso, al servicio de los empresarios: Estrategias de ventas, asesoría comercial, aumento de ingresos, cumplir metas, entrenar vendedores y gestionar el proceso. 

Hechos y datos gobiernan nuestro trabajo. Estrategias de ventas, estadísticas, gráficos de control, pronósticos de ventas, presupuestos, objetivos, tácticas e indicadores: Racionalidad pura.

Hemos encontrado que la oración como herramienta de gestión empresarial, se convierte en un “arma” poderosa a la hora de “unir” espiritus y buscar resultados y, porque no, “hacer milagros”.

Como ejemplo, voy a remitirme al Maestro Jesús quien con su proyecto de vida político-espiritual, partió la historia en dos: A.C y D.C

En Lucas 5:16, dice “más él se apartaba a lugares desiertos y oraba”. Esto representa que a pesar de su fuerte ocupación, el Maestro oraba para fortalecerse.

esto le puede interesar http://www.vendemosporusted.com/vender-mas-2/

En Marcos 1:35 reza: “levantándose muy de mañana, siendo aún muy oscuro, salió y se fue a un lugar desierto y allí oraba”.

De nuevo, el Maestro tenía claro que a pesar de saber que tendría un día muy ocupado, el orar prevalecía.  Primero para fortalecerse y segundo, para conectarse con su lado espiritual.

En Lucas 6:12-13 encontramos: “en aquellos días él fue al monte a orar y paso toda la noche orando a Dios”. Este suceso, precedió la escogencia de sus “colaboradores” los 12 discípulos.

Como podemos ver, la oración se convierte en una herramienta poderosa que complementa la racionalidad inmersa en el quehacer empresarial: Contratar personal.

Como herramienta de gestión es innegable que la oración cohesiona, concita, une y edifica a quienes participan de ella. Su poder innegable, subyuga y arrebata a cuantas personas entrelazan sus manos para orar. “la fé mueve montañas”.

Racionalidad y espiritualidad igual a éxito empresarial. Complemento sin igual, que sin duda alguna produce “milagros empresariales”. Yo sé por qué se lo digo.

 

Señor y Señora Gerentes, como herramienta de gestión la oración cohesiona el equipo y une sus espíritus, lo que a todas luces es un requisito “si ne qua non”  para mejorar ingresos y vender más, al fin al cabo , vender es un tema “espiritual”.

 

Gracias

Carlos A. Yépez R.

Consultor en ventas

3113835068

www.vendemosporusted.com

¿Quiere dejarnos sus comentarios?
Consultor en ventas y mercadeo. 20 años de experiencia en todos los sectores de la economía: industria, comercio, servicios, salud, educación, deporte, turismo, medicina, inmobiliaria, al detal, supermercados, alimentos.